domingo, 20 de febrero de 2011

La educación preescolar en España

La Educación Infantil (en ocasiones conocida como Educación Preescolar) es el primer nivel educativo en el sistema español. Precede a la educación primaria, también llamada educación básica, y no tiene carácter obligatorio
Su objetivo principal es «contribuir al desarrollo físico, afectivo, social e intelectual de los niños»
La Educación Infantil pasaría a ser una etapa de ciclo único en la que se enfatizaba el aprendizaje de la lectoescritura, las destrezas matemáticas, el uso de las TIC y la iniciación a partir de cinco años en lengua extrajera.

De carácter gratuito pero no obligatoria, está formada por dos ciclos educativos de tres cursos académicos cada uno, que se denominan:

·         Primer ciclo (0–3 años, impartido en escuelas infantiles), y que aún no es ofertada por el MEC por la dificultad de su implantación en centros ordinarios.[14]
·         Segundo ciclo (3–6 años, impartido en centros de educación infantil o centros de educación infantil y primaria), ofertada de manera gratuita por el MEC y las diferentes Comunidades Autónomas españolas.

El enfoque globalizador por la que opta implica que no se estructure por disciplinas o materias sino por los denominados «ámbitos de experiencia» o «áreas», que son, a su vez, tres:
  • «Conocimiento de sí mismo y autonomía personal».
  • «Conocimiento del entorno».
  • «Lenguajes: Comunicación y representación».

La etapa de Educación Infantil trabaja con disposiciones organizativas diferentes a las de otras etapas de enseñanza (quizá solo ésta y educación primaria trabajen de esta manera). Dos de ellas son la organización del aula por rincones de juego y el trabajo por talleres.
  • Los rincones: el trabajo por rincones en el aula es una forma de organización que permite en el alumnado el desarrollo de hábitos elementales de trabajo, el establecimiento y cumplimiento de normas y —ante todo— el desarrollo de su autonomía. Esta metodología se basa en los modelos o paradigmas ecológicos de autores como Doyle o Bronfenbernner. Para ello el aula se divide en varios espacios de trabajo preorganizados por el maestro y que previa elaboración de normas de uso los propios niños administran. Ejemplos de rincones comunes en esta etapa pueden ser: la cocinita, la tienda, las construcciones, la biblioteca de clase, la asamblea, lógica-matemática, observación, rincón del inventor... y cualesquiera que puedan adaptarse a las necesidades e intereses del alumnado.
  • Los talleres: es otra forma de organización en la que prima el trabajo colectivo y dinamizado por adultos o niños mayores. Periódicamente se dedican tiempos en el aula para la realización de talleres en el que se van a poner en práctica diversas técnicas con la ayuda del profesorado, familias, especialistas o alumnado de mayor edad. La colaboración, entonces, es esencial en este tipo de organización. Los talleres podrán ser: nivelares (alumnado de la misma edad) o internivelares (mezclando diferentes edades en cada grupo) y fijos o rotativos en el tiempo. Ejemplos de talleres típicos en la programación pueden ser: taller de cocina, de música, de construcción con material reciclado, de decoración...
Por: Carlos Nicolas Gámez
Fuente: Wikipedia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada